jueves, 26 de marzo de 2015

MEDITACIÓN TOMA DE CONSCIENCIA.

(Desde donde puedes Crear, porque estás en el Foco).

Siéntate en una cafetería, o vete a un lugar en el que haya gente interactuando, y percibe…

Consigue percibir que todo lo que se te muestra es la representación de lo invisible. Cada cosa que sucede es un reflejo de algo imperceptible para los sentidos.

Mira a esa persona que toma café a tu lado, a esa pareja que…

¿Están ellos allí? ¿Están en tu mundo?

¿Quien los puso allí? ¿Qué representan? Lo que sea que representen, sucede para ti. Cada una de esas personas está en un lugar diferente al que tú los ves.

…   

Enfrente de mí había una pareja relativamente mayor. Él vestía traje y corbata y ella iba informal. Él hacía poses seductoras desde un nivel de importancia personal, y ella le mostraba admiración. Para mí eran dos comensales cenando en una mesa frente a la mía. Pero para cada uno de ellos era un mundo diferente al mío y al del otro. Tal vez él estaba intentando tener una aventura, y esa tarde, desde su trabajo, hastiado de pensar en pasar una noche igual a las anteriores, la llamó desde su despacho y le propuso un encuentro. Tal vez ella estaba en su mundo rutinario y recibió su llamada con la ilusión de poder encontrar la posibilidad de crear una nueva familia. ¡O tal vez no! Pero seguro que lo que yo percibía era sólo un reflejo de lo que yo, personalmente, estaba viviendo, y poco tenía que ver con la realidad de cada uno de esos mundos.

A mi izquierda cenaba una pareja joven, relajada. Los dos hablaban con soltura, cómplices, sin aderezos. Parecían tener mucha confianza el uno en el otro. Yo veía lo que describo, pero en un momento la mirada del chico y la mía se cruzaron casualmente, y me di cuenta de que estaba viendo la fachada de un mundo oculto para mí, del mismo modo que él no podía advertir de mí más que la imagen de lo que yo podía representar en su mundo.

Entonces observé el global y sentí que percibir todo aquello era estar ciego a la realidad. Todo lo que podía ver y oír era mi propio mundo. Ni siquiera yo estaba en algún lado. Yo, simplemente ‘era’. Y en ese estado de conciencia percibí mi interior, el foco de toda aquella proyección. Concebí el origen de lo que estaba viendo e interpretando mientras todo ello quedó como la pantalla de una realidad que está oculta a los sentidos, pero perceptible a través de la negación de su autenticidad como algo más allá que meros símbolos.

En ese estado, comprendí que todo nacía de, y en, él. Por un momento se me pasó la idea de que podría dar un barrido a todo ello desde mi interior y pasar a otro escenario. Pero lo único que pude hacer fue tomar conciencia de que estaba en el ‘lugar’ desde el que, haciéndose consciente y dueño de él, es posible cambiar la realidad personal. Estaba en el lugar desde el cual, inconscientemente, estoy creando. Por lo tanto, estaba, así mismo, en el núcleo de mi Creación Consciente.

Para mí, ese estado al que accedo entre la gente que forma parte del decorado de mi realidad en un momento dado, es lo más parecido a la meditación.

Cuando cierro los ojos, lo único que puedo hacer es proyectar.


Graciela Bárbulo




sábado, 21 de marzo de 2015

Perdonar.


viernes, 20 de marzo de 2015

Tantos "Aquí" como conceptos de "Yo".

No hay un escenario en el que estamos todos. 

Cada cual tiene su propio escenario. 

Cuando tú estás con otras personas, crees que ellas están ahí contigo. Sin embargo, cada una de ellas está en su propio Centro, en su escenario personal. 

De tal forma, tú sólo percibes el reflejo de ti en cada persona, y para cada persona representas el reflejo de sí misma. 

Cada cual ‘mete’ al otro en su escenario, es decir, en su “punto de fuga”. 

Pero nadie está ahí enfrente. 


Todo el mundo está en su “Aquí”.




miércoles, 18 de marzo de 2015

PERCEPCIÓN-ES


Niveles de conciencia.

Mente dentro de mente dentro de mente. 

Diferentes capas de materia onírica.

Estamos siendo soñados, soñamos y creamos sueños que sueñan… 

Cada sueño es la inconsciencia de ‘su’ realidad, determinada por una interpretación que se convierte en una nueva realidad dentro de la anterior, y dentro de la cual se genera un nuevo sueño. 

Como un juego de espejos infinitos, no hay comienzo, no hay final. 

Pero la verdad, siempre relativa, es el sueño en el que se sustenta cada realidad soñada.

El sueño es relativo. El despertar es relativo. 

Todo es Nada.  ‘Nada’ Es. 



Graciela Bárbulo




domingo, 15 de marzo de 2015

sábado, 14 de marzo de 2015

Todo lo que te sucede.


Todo lo que te sucede a ti, sucede desde ti.





Dar.

La materia prima de lo que quieres crear en tu mundo sólo puede provenir de ti.

Así que si quieres crear abundancia, mira antes si en tu interior tienes desarrollada esa cualidad, si eres abundante, dentro de tus posibilidades actuales contigo y con tu entorno. 

Si quieres crear amor, mira antes si expresas amor en tu realidad actual. 

Si quieres que el universo sea generoso contigo, mira antes si eres generoso, dentro de tus recursos actuales, con las personas que están en tu mundo. 

Si quieres éxito personal, mira antes si tienes autoestima.  

Pero no te engañes. Dar no es entregar con vistas a obtener algo a cambio. Dar es un acto natural que incita a ofrecer a los demás aquello que necesitan para cubrir sus expectativas, por el gusto de hacerlo. Dar es realizarse en el acto de dar en sí. 




Cuando el deseo cobra vida propia.


domingo, 8 de marzo de 2015

Lo que 'es'.

No es lo que ‘es’. 
Es lo que representa para ti. 

Así que cuando “eso” te falta, ¿qué te falta realmente?